SITIOS

IGLESIAS
Post1

Iglesia Católica de la Misión en Tolé
La presencia de la Iglesia Católica en la Misión en Tolé data desde la época colonial con la Orden de San Francisco, hoy la labor evangelizadora la continúa la Orden San Agustín.
Fundado el 29 de septiembre de 1775, con el nombre de San Miguel de Tolé, por Fray Francisco Javier Vidal, de la Orden de San Francisco, ocupó originalmente la parte conocida actualmente como Pueblo Viejo. Posterior al ataque de los indios misquitos (8 de septiembre de 1788), fue reedificado el pueblo. Tolé es la cabecera de uno de los más poblados (42,000, muchos de ellos indígenas de la etnia ngobe) distritos de la provincia de Chiriquí. El acceso a la ciudad, desde la Carretera Interamericana, a unos 350 kilómetros de la ciudad de Panamá (a la derecha) y 90 kilómetros de David (a la izquierda), lleva a una región montañosa habitada por gente dedicada a la agricultura, la ganadería y artesanía.
La Parroquia de San José de Tolé en la actualidad está conformada por dos distritos, pues a raíz de la creación de la Comarca Ngöbe Buglé, el antiguo distrito de Tolé quedó dividido. Así, la actual parroquia integra los distritos de Tolé, con los corregimiento de Tolé, Veladero, Bellavista, Lajas, Quebrada de Piedra, Cerro Viejo, Justo Fidel Palacios, El Cristo, Potrero de Caña; y el distrito ngöbe de Munä, con los corregimientos de Alto Caballero, Chichica, Cerro Caña, Cerro Puerco, Umani, Maraca, Peña Blanca, Roka, Krüa, Sitio Prado, Nibra y Bagama.

La parroquia de San José Obrero
La parroquia de San José Obrero se extiende por el distrito de Tolé y el distrito de Munä, de la región Kädni, comarca Ngöbe-Buglé. Además del pueblo de Tolé, abarca las barriadas de San Agustín, Pueblo Viejo, Veladero y Llano Limón. Es también la cabecera de las capillas por donde se extiende la misión del Centro Misional Jesús Obrero de Tolé.
El templo actual, diseñado y construido en estilo neocolonial por el P. José Laín, recibió el premio nacional de arquitectura en la especificación de edificio institucional. Fue consagrado por Mons. José Luis Lacunza el 29 de diciembre de 1999.